Consejos para tener en cuenta antes de viajar a México

¿Estás pensando seriamente en ir a pasar un tiempo a México para vacacionar, trabajar, cambiar de vida o probar suerte y no sabés por dónde empezar? Entonces, creo poder ayudarte con algunos consejos.

2016-11-20-23-16-52(Playacar)

VUELOS:

En  primer lugar, en caso de querer un pasaje abierto por un año “sujeto a disponibilidad“ te recomiendo leer mi posteo anterior (10 Tips para viajar con un vuelo “sujeto a disponibilidad“ y no morir en el intento http://wp.me/p86hQP-11 ) en el que doy algunas recomendaciones. En cambio, si preferís comprar un vuelo convencional, con fecha de ida y de vuelta, te sugiero ver precios en las aplicaciones como turismocity o en cybermonday, comprando con tiempo podés conseguir buenos precios. En ambos casos, necesitás pensar en tener el vuelo de ida y de vuelta porque en migraciones te lo van a pedir.

GRUPOS DE FACEBOOK:

En segundo lugar, te aconsejo que entres a los grupos de Facebook como “Argentinos en Playa“, “Argentinos en Playa Oficial“, allí podés hacer preguntas y sacarte todas las dudas, las personas son muy amables y siempre están dispuestas a responder absolutamente todo. Por otro lado, si querés alquilar algún departamento o casa sería bueno que entraras al grupo de “Rentas en Playa“  y “Rentas en Playa del Carmen“ o si querés encontrar un compañero/a para compartir casa, los grupos “Roomie en Playa“ o “My Roomie en Cancun y Playa“ te serán muy útiles. Asimismo, tenés los grupos “Bazar soy playense“, “Bazar Playa del Carmen de todo un poco“ donde se publican servicios, ventas, ofertas y remates de varias cosas.

DINERO Y TARJETAS:

En cuanto al dinero, actualmente el dólar está 1 USD = 20 MXN pesos mexicanos (siempre ronda entre los 18 y los 20 por ahora), por lo tanto te conviene venir con dólares porque podés sacarle mucho más que en Argentina. Con respecto al cambio de pesos argentinos a pesos mexicano está  1 ARS = 1,32 MXN. Por otra parte, si venís con tarjeta la cosa es diferente, deberías tener todo hablado con tus Bancos (escuché que muchas personas tuvieron problemas para extraer el dinero desde acá aunque sí se puede realizar compras con tarjeta de crédito y con débito).

COMIDA:

Comer en Playa del Carmen es más barato que en Argentina, si vas a comprar en el supermercado y cocinás (para que tengas una idea, la lata de atún sale 12MXN y el paquete de arroz de 500gr, 14MXN ¿qué más querés?). Hay algunos muy grandes y económicos como el Soriana, el Mega, Wallmart y después hay otros que están por todas partes como el Oxxo. Comer de los carritos que están en las calles: tacos, burritos, quesadillas, etc puede costar entre 10 a 30MXN. Aunque si comés en restaurantes que están sobre la 5ta seguramente pagarás muchísimo más porque es la calle principal de la ciudad.

viajandounpoco-jpg(La 5ta Avenida, peatonal de la ciudad)

CELULAR:

Si tenés pensado quedarte por un tiempo, es mejor venir con un celular liberado y acá comprar un chip de una compañía mexicana, Telcel es una buena opción, el chip cuesta aproximadamente 160 pesos mexicanos e incluye un paquete de datos para usar internet y hacer llamadas (también podés llamar a otros celulares con Telcel gratis). Si llegaste con un celular que no estaba liberado como fue mi caso (por colgada), liberarlo puede costarte más o menos 400 pesos mexicanos o y si lo perdés como también fue mi caso (doblemente colgada), comprarte uno bueno puede costarte entre 1000 y 3000 MXN (si querés uno más barato o gastar más, obviamente que también es posible). Además, sería bueno que entres al grupo “Bazar de celulares, tablets, laptop’s y electrónica Playa del Carmen“ donde podés encontrar buenos precios de celulares usados y nuevos.   

TRABAJO / VOLUNTARIADO:

Acá hay trabajo como en todos lados si sabés buscar y le ponés actitud. Obviamente que va a depender mucho del tipo de profesión que tengas o de lo que tengas pensado venir a hacer. Podés trabajar como animador/a en un hotel de Cancun o Playa por ejemplo, es todo el día, pero generalmente la paga es buena. En estos casos siempre es mejor que la cadena hotelera sea mexicana o latina, ya que son mucho más amables y no te ‘negrean’ (hablando mal y pronto).

También hay opciones como mesero/a, bartender, cocinero, etc. En la edecanía (promociones), presencias e imagen hay bastante, solo es cuestión de buscar bien y asesorarse (ya voy a escribir otro texto sobre esto específicamente). En este último caso, podés entrar a los grupos “Agencias buenas y malas“, “Modelos y edecanes Cancún & Playa del Carmen“, “Modelos y edecanes Cancún-Rivera Maya“, entre otros.

img_0099(Haciendo una promo con las  chikis: Mili, Fabi y Coti)

Trabajo hay, y más en temporada alta (de Diciembre a Julio) solo es cuestión de buscar bien y asesorarte. En mi caso que soy Profesora de español, fui a hosteles y también hay escuelas de español donde me presenté para dar clases.

Por otro lado, tenés la opción del Voluntariado, generalmente en los hosteles, consiste en trabajar por la cama y una comida (no siempre incluye la comida). Las tareas a realizar pueden ser muy variadas: bartender, limpiar, cocinar, estar en la recepción o un mix de todo eso. Normalmente, son 6hs de trabajo por día (mínimo), esto es bueno por un tiempo para conocer gente, si estás de paso y querés ahorrar en el alojamiento, pero obviamente no te da el tiempo para conseguir otro trabajo pago porque muchas veces los horarios son rotativos y no suelen tomar a alguien por menos de un mes.

ALQUILERES:

Mi primer consejo es que si tenés un amigo donde quedarte los primeros tres o cuatro días, quizá sea lo mejor, así comenzás a buscar un lugar donde mudarte una vez que ya estás en la ciudad .

En mi caso, eso fue lo que hice, llegué y fui directamente a la casa de un amigo, el Chino, quien me abrió las puertas de su casa y me recibió sin ningún problema. Compartimos con él, Adrián y con su gente asaditos, mates, charlas y se encargaron de mostrarme los ambientes de la Salsa como debe ser ¡Muchas Gracias pinches! 

img-20161110-wa0017(El Chino)

Si tu idea es quedarte en un hostel, podría sugerirte “Shambala Eco-Hostel“, es donde me mudé al cuarto día en la ciudad, tiene buena gente y muy buen precio. Llegué ahí por otro amigo, Martin, quien siempre me estuvo aconsejando y ayudando en todo desde el primer momento en que decidí venir a Playa, sin duda un genio. El hostel cuenta con dos plantas y una terraza, abajo están casi todas las habitaciones para los que están de paso y en el primer piso hay solo dos dormitorios de cuatro camas cada uno para quienes se quedan por más tiempo (arriba es más amplio y contamos con mayor privacidad). Cada planta tiene su cocina-comedor, y baños. En mi habitación estoy con dos argentos y una uruguaya, Martín, Mauro y la Flaca Eli con quienes comparto mates, almuerzos, cenas y buenos ratos. Sin duda que todas las experiencias vividas te regalan buenos recuerdos y buena gente, lo cual no tiene precio. Igualmente Playa del Carmen está lleno de hosteles donde podés alojarte, dependiendo de lo que estés buscando. Generalmente los precios rondan entre 100 MXN y 400MXN la noche, también podés averiguar si te hacen descuento por mes.

img_0028(Martín y Mauro)

Ahora bien si tu idea es alquilar un departamento o una casa desde Argentina, para llegar y ya instalarte, te aconsejo que busques cerca del centro entre la CTM y la calle 1 Norte y entre la calle 1 Sur y la Carretera Federal, es un buen y amplio sector. Si pasás la Carretera, sin duda los alquileres serán mucho más baratos, pero deberás caminar bastante, tener una bicicleta, moverte en colectivo o en taxi. Además de que la zona puede que sea un poquito peligrosa de noche (aunque todos me han dicho que nunca pasa nada y creo que es así, prefiero ser precavida). Entonces si tu idea es moverte caminando, te recomiendo que busques algo más cerca del centro, la 5ta. es la avenida peatonal principal de Playa del Carmen, allí están todos los restaurantes y tiendas, cuanto más cerca esté el departamento o casa de allí, más caro probablemente tengas que pagar. Por esta razón, lo mejor es compartir gastos con algún/os amigo/s. Por otro lado, siempre es importante que preguntes y pidas opciones de pago por mes y a largo plazo, si esa es tu idea, ya que los alquileres vacacionales se cobran por día y el costo es muchísimo más elevado. En cuanto a precios, un “estudio“ (llaman así a los monoambientes) en el centro puede costar mínimo 5mil MXN con una cama de dos plazas o dos camas como para compartir con alguien más y una casa o departamento de dos dormitorios puede costar alrededor de 10mil MXN. Asimismo, deberías tener en cuenta que muchos piden por adelantado un mes de depósito y algunos tienen incluido los servicios dentro del alquiler (agua, luz, gas, wiffi) y otros no. Se podría decir que alquilar en Playa es bastante caro, mucho más que alquilar en Cancún por ejemplo, aunque en Cancún las distancias son mayores por lo que se encarece en esa parte.

img_0249(Eli, la Flaka)

 Bueno, espero que la información te sea útil para lanzarte a la aventura ¡Hasta el próximo post!

10 Tips para viajar con un vuelo “sujeto a disponibilidad“ y no morir en el intento

¿Qué es un vuelo “Sujeto a Disponibilidad“? para los que no saben, son vuelos emitidos  para los trabajadores de las compañías aéreas (y sus familiares). No son pasajes que se puedan vender (aunque todos lo hacen) sino que es un beneficioque tienen los trabajadores de las aerolíneas, los cuales pueden ser utilizados por ellos mismos o los pueden obsequiar. Ahora bien, esos vuelos pueden tener o no la fecha exacta en que debés tomar el avión (esto no es importante). Generalmente la fecha que aparece allí es solo una formalidad y corresponde con la fecha del día en que te los envía la persona que te los vendió. Es decir, vos podés ir a presentarte en el aeropuerto el día que quieras viajar (sin importar la fecha que aparezca en tu pasaje), sin embargo, solo podrás subir al avión cuando existan asientos libres, por esta razón debes apuntarte en una lista en la sección donde está esa aerolínea y esperar a ver si ese día tienen asientos disponibles o no para poder realizar tu viaje.

Ventajas: Son mucho más baratos y están abiertos para que puedas usarlo en el transcurso de un año desde el día que te los emitieron.

Desventaja:  No saber con exactitud el día que vas a viajar (si tenés mala suerte podés quedarte algunos días esperando en el aeropuerto).

Es una aventura de la cual no me arrepiento ni un segundo. Aunque fueron horas cargadas de sensaciones encontradas (no te voy a mentir), también conocí a personas increíbles con quienes me encantó compartir esos momentos. Sin duda, fue lo mejor de pasar casi dos días en Ezeiza.

¿Qué tener en cuenta?

Punto 1. Recordá que estos pasajes son “obsequios“ para pilotos y azafatas, por lo cual no sería bueno que te acerques indignado a quejarte porque querés viajar diciendo que pagaste por él, ya que en ese caso suspenderán tu vuelo. Entonces recordá, “vos no compraste ese pasaje sino que te lo regaló el primo de un amigo de tu hermano” ¿está claro? (Mentira piadosa jeje)

Punto 2. Una vez que tenés tu pasaje en la mano, lo mejor es que tenga la fecha exacta en que decidís presentarte en el aeropuerto para apuntarte en la lista ¿por qué? Porque si tiene la fecha de ese día podrás realizar el checking web, esto le facilita y agiliza las cosas a la aerolínea, razón por la cual los que lo hayan hecho estarán dentro de los primeros de la lista (aunque vos hayas llegado doce horas antes y hayas dormido en el aeropuerto, eso no importará y no tiene sentido quejarse porque recordá que tenés un pasaje que fue “un obsequio“). Muchos de estos pasajes son emitidos con cualquier fecha y de hecho eso no importa, ya que vas a viajar igual, solamente que no podrás hacer el checking web.

Punto 3.Pedir al que te emitió ese vuelo que te informe más o menos de los asientos disponibles para la fecha que querés viajar y además podrías chequearlo por la web la aerolínea. En la parte inferior del sitio web encontrarás el “Chat en línea“ donde podés preguntar a un representante de la aerolínea la disponibilidad de asientos para ese día o del día siguiente (es mejor si no decís que tenés un sujeto a espacio sino que querés comprar un ticket o que ya tenés el tuyo). Con esa información, tendrás un panorama general de la situación aunque no por esto certera. Nada de lo que te puedan decir será seguro al cien por ciento, ya que a veces depende de cómo deciden manejar la situación la aerolínea ese día. También dependerá del mes  en que querés viajar, por ejemplo, enero es un mes complicado y podés pasar en el aeropuerto varios días, hasta incluso semanas. Así que asesorate bien antes.

Punto 4.Llegá mínimo un día antes de la fecha en que tenés la idea de viajar, en el mejor de los casos llegarás un día antes a México (especialmente si decidís viajar en temporada alta) y en el peor de los casos deberás armarte de paciencia y esperar un poco. Apenas llegás al aeropuerto, asegurate de averiguar dónde está tu aerolínea y fijate si ya hay personas haciendo fila desde ese día o desde el día anterior. En la sección de la aerolínea con la que viajás, si vas antes de las 21hs no encontrarás a nadie a quién preguntarle, deberás preguntar a la gente de allí, seguramente encontrarás a alguien en la misma situación que vos. En mi caso me presenté un martes a las 17:30hs y había una tucumana buena onda que me dijo que ella estaba esperando también.

fb_img_1478644972355

Punto 5. Una vez que estés allí, tendrás que hacer yoga o tomarte una garomba porque el día será largo. Como ya dije, esa secciónabre recién a las 21hs (mínimo). Así que es importante que se vayan organizando entre los que van llegando para confeccionar una lista provisoria y así tener un orden entre la gente que está allí esperando (esa lista puede que no les sirva para presentar a los empleados de la aerolínea sino que les pidan hacer otra para ellos, de ser así es lo mismo porque ya estarán más organizados para evitar problemas por si alguien se quiere ‘colar’). Además hay que tener en cuenta que si hay personas que están esperando desde el día anterior, ellos respetará esa lista (lo cual es lo más razonable), entonces aunque quizá no estén en ese momento con todos los que están esperando, no significa que sus nombres no aparecerán en la lista (al igual que los que hicieron cheking web, ellos también están dentro de los primeros). Es mejor hacer esto, así no te quedás esperando en una fila durante todo el día sentado en tu carrito o sobre tu mochila, al menos de esta  manera podés relajarte y tomar mates con todos en cualquier lado o pueden “tomar“ los asientos que quieran formando un corralito hasta que sea el horario. Esto es importante, ya que si querés ir al baño probablemente sea mejor tener quien te cuide tu equipaje, o si tenés que cargar el celular (solo hay cargadores en los baños, en los pasillos del primer piso, y algún que otro en la pared lateral de planta baja) siempre es bueno tener alguien que te haga la gamba.

Punto 6.Cuando los de la aerolínea les piden que hagan la lista, ya hay un orden formal, pero eso no garantiza quevas a viajar ese mismo día. Vas a necesitar el código de reservación y el número de boleto para poder hacerlo. A las 23:30hs (o a las 00:00 más o menos) aparece alguien con pasajes en mano y empieza a nombrar a los que ese día subirán al avión (ahí están cual “Feliz Domingo“ todos expectantes para ver qué llave abrirá la puerta). En caso afirmativo, genial, subirás al avión y México te espera. En caso negativo, lo siento, deberás dormir en el aeropuerto o ir a casa de un amigo o alquilarte algo o si sos de Bs As podrás volver a tu casa.

En mi caso, me quedé a dormir en el aeropuerto con la tucumana buena onda, Diana, una genia que apoyaba la cabeza en cualquier lado y se quedaba dormida (no sé cómo miércoles lo hacía) yo no podía dormir, tenía frío y ya me dolía todo el cuerpo porque había probado todas las posiciones existentes para estar sentada y acostada en un aeropuerto (después te voy a contar cuáles son). Esa noche quedará para la historia.

Punto 7. La noche pasó, el próximo día comenzó, pero acordate que el vuelo sale recién a las 00:00hs es decir que tenés un largo día por delante. Aunque seguramente, este será más relajado porque ya tienen escogido el lugar donde acampar, tomar mates y hablar de sus vidas (aquí podrás encontrar un compañero de aventura, lo digo con experiencia, conocí a Fabi una viajera cordobesa quien estuvo tres días esperando subirse al bendito avión). Por esta razón es importante que llevés comida, galletitas, agua, yerba para los mates, etc. Sino en su defecto, si alguno de los de la fila se vuelve a su casa a dormir o tiene dónde parar en Buenos Aires, sería mejor que al regresar al aeropuerto les llevaran provisiones porque ya sabés que la comida en los aeropuertos es carísima.

dsc_0021

Punto 8.Imaginemos que ya son las 00:00hs, escogiste la llave correcta de Soldán y pudiste abrir la puerta, la música suena de fondo y vos con el pasaje en la mano pegás un salto como si hubieras ganado el viaje a Bariloche con la promo, entonces vas a  hacer el checking y después de eso tenés que correr hasta la puerta de embarque (y esto no es chiste, es literal). El corazón se te sale del cuerpo por la ansiedad, los nervios, por el poco estado que tenés para correr (ahí pensás por qué miércoles no hacés deporte). Pero tranquilo, es momento de relajarse, ya estás ahí listo para abordar, ahora sí México te espera.

Punto 9.Para pasar migraciones es importante que te hayan emitido un pasaje de regreso  (el mismo sujeto a disponibilidad, pero con fecha de regreso en 20 días por ejemplo) y que tengas una reserva de hotel (podés hacer una reserva en cualquier hotel y después la podés cancelar, en caso de que tengas pensado quedarte en lo de un amigo). En mi caso el que me emitió el pasaje me dio también esa reserva. Esto es necesario porque en migraciones te van a preguntar por qué viajás, dónde te vas a quedar y van a querer ver la reserva y el pasaje de vuelta. Si tenés suerte y te toca alguien amable, esto no sucederá y no querrá ver nada. Si te toca alguien con pocas pulgas o que te vea dudoso, te harán pasar a una oficina como le sucedió a Fabi, donde te llenarán de preguntas. Por suerte a ella finalmente la dejaron entrar, solamente le hicieron pasar un momento de mierda y le jugaron una broma de que la iban a deportar (¡mirá el humor de los mexicanos!), sin embargo, no pasó a mayores.

Punto 10.Una vez que estés en el aeropuerto de Ciudad de México, si tenés que tomar otro vuelo a Cancún o a otra ciudad, debés dirigirte al primer piso donde está la sección de la aerolínea y preguntar dónde hacer la fila para los que tienen vuelos sujetos a disponibilidad. Allá todo es más simple, esperás menos tiempo y en ese mismo momento te emiten tu pasaje y podés ir a la zona de embarque. Sé que lo estás pensando, es más simple y menos burocrático porque ya estás en otro país, lamentablemente tengo que decir que es así. En mi caso volé de Ciudad de México a Cancún y de allí debía ir a Playa del Carmen, si es tu caso también, cuando llegás al aeropuerto de Cancún casi en la salida donde están todas las tiendas que ofrecen taxis, alquileres de autos, etc. podrás tomarte un autobús de ADO cuesta 160 pesos mexicanos (más o menos y también te toman dólares).

Una vez en Playa del Carmen, bajate del colectivo, caminá unos pasos y tomate tu primera foto en la playa. ¡Bienvenido! El olor del mar y  la tremenda vista seguramente harán que te olvides de todo el trajín vivido.

¡Ahora sí que empieza la aventura!

img-20161110-wa0018

Dejar todo a los 30 para comenzar a viajar ¿estoy loca?

Acá estoy por comenzar una loca aventura. ¿Por qué loca? porque todo el mundo cuando supo que dejaba todo par irme de viaje alarmado comenzó a decirme: “¿Pero estás loca? ¡Vas a tirar todo a la m…! ¿y tu trabajo…y tu novio…y tu perro…y el departamento…y el auto… y tu familia?“. Este tsunami de preguntas se sumaba a la siguiente afirmación: “¡Seguramente te vas de viaje porque te peleaste!“ Y luego más preguntas: “¿y qué vas a hacer allá sola? ¿adónde vas a ir? ¿y cuándo vuelvas y tengas que comenzar de nuevo?“ Como si comenzar de cero a los 30 años fuera lo peor que te puede pasar en la vida (yo trato de ver el vaso medio lleno en este momento, no creo en las casualidades, esto debía suceder tal y cual está pasando ahora mismo). Pareciera que si una elige partir por un tiempo es porque está loca o porque no piensa en su familia, en su trabajo, en su pareja (y largos etcéteras). Entiendo la preocupación y todas las preguntas (de verdad que lo entendí) porque quizá nadie en su sano juicio dejaría todo para irse a otro país y ver qué pasa (pero bueno, probablemente no estoy en mi sano juicio ¿y?).

Así fue como decidí hacerlo igual, desafiando todos los pronósticos negativos simplemente porque tenía ganas y punto. Considero que uno tiene que hacer lo desea y lo que lo haga feliz sin tanto cuento y sin tantos “peros“, a veces no hay que pensar tanto ni analizar todas las probabilidades y estadísticas antes de dar un paso (muchas de las mejores cosas suceden sin que “estemos preparados“, o al menos eso pensamos).

viajandounpoco

Afortunadamente, tengo una familia de fierro que apoya y respeta todas mis decisiones sin juzgarme (o por lo menos lo intentan, lo cual lo valoro inmensamente, sin su apoyo seguramente esto sería doblemente difícil) al igual que muchos amigos que trataron de entenderme y acompañarme en este gran proceso de cambio. Sé que es difícil tomar estas decisiones que no se encuadran con los mandatos sociales que la gente espera de una mujer de 30 años. Como si una a los 30 debiera casarse, tener un hijo, un perro, su casa y el auto para ser feliz (a veces eso alcanza para serlo y no juzgo quienes son felices así), sin embargo, otras veces la felicidad no llega de la mano de estas cosas, muchas veces no se da lo que uno imaginó o el plan simplemente cambió porque nosotros también fuimos mutando en el camino (afortunadamente). Y si es así, no deberíamos juzgarlo. Resistirse al cambio para no salirse del ‘molde‘, definitivamente no va conmigo. Resignación, costumbre y comodidad; tampoco.

Por supuesto que no fue fácil si eso te estás preguntando. No fue fácil darme cuenta de que ya no era feliz en el lugar en el que estaba, asumirlo y salir de la zona de confort, dolió (y mucho). Esa zona donde fui acomodando todo para que fuera lo más ‘perfectita’ posible, donde en realidad (no voy a mentir) durante mucho tiempo fui muy feliz. Pero un día esa zona se derrumbó, la realidad golpeó a mi puerta buscando que reaccionara y me diera cuenta de que mi lugar ya no era allí, que el momento de partir para comenzar a transitar horizontes nuevos había llegado. Entonces, cuando salís de ese lugar tan cómodamente preparado por vos mismo, te das cuenta de que ya no podés volver a entrar allí porque tu talla simplemente cambió. ¡Ojo! Salir de la zona de confort significa dejar ese lugar en el que sentimos que no podemos crecer, que estamos estancados e infelices. Cada uno tendrá una “zona de confort“ diferente a la mía, seguramente, no significa que para salir de ella haya que dejar todo e irse a otro país. En mi caso era lo que yo necesitaba, en el tuyo imagino que vos sabrás qué debés hacer.

Recuerdo decirle a mi mamá a los 8 años que iba a vivir en EEUU (ni idea por qué se me pasó eso por la cabeza), luego a las 18 años pensar que iba a viajar por el mundo cuando terminara la universidad, cuando terminé la universidad a los 25 decidí viajar solamente por tres meses porque ya tenía trabajo y el amor y la familia (me estaba volviendo más racional y terrenal), cuando me vi nuevamente ya tenía 30 (mis viajes habían sido para vacacionar como el resto del mundo) y una crisis tremenda golpeaba a mi puerta, la última gota caía en el vaso para rebalsar por completo ante mis ojos ¡Y dije basta! Necesitaba un cambio, ya no quería lo mismo para mi vida, tenía que volver al viejo amor de viajar, mi alma inquieta y mi corazón me lo estaban pidiendo a gritos y entonces me pregunté ¿si no es ahora, cuándo?.

img_20161110_164942

Una vez leí en un blog que llegó justo a mí en medio de esta gran crisis, en el que decía que a veces es mucho más fácil aceptar, obedecer y encima agradecer por la cárcel que te enseñaron a construirte y para la que ayudaste a sumar cada ladrillo. Y sí, sin dudas a veces hacemos eso, nos construimos esa pequeña celda buscando estabilidad y comodidad, lo cual a muchos hace felices (y si es así ¡perfecto! no lo juzgo), pero a mí ya no me hacía feliz. Lloré, tuve insomnio, seguí llorando, grité, lo consulté con la almohada, y sin más excusas finalmente, solté y dije adiós.

Así que estoy acá dando uno de los pasos más grandes. ¿Si tengo miedo? Obvio que sí, estoy ansiosa y nerviosa por lo incierto de todo esto. Pero eso lo hace mucho más atractivo, porque ya nada es tan estable y seguro en mi vida. Estoy lista para vivir en primera persona las historias que tantas veces escuché de todos mis alumnos viajeros que pasaron por mi aula. Estoy feliz de dar este gran salto porque lo que va a venir no tengo dudas de que será ¡buenísimo!

Familia y amigos, tranquilos, porque ya estoy sana y salva en Playa del Carmen, México donde voy a clavar bandera al menos por un tiempo. ¡Esta aventura, recién empieza!IMG-20161111-WA0020