Dejar todo a los 30 para comenzar a viajar ¿estoy loca?

Acá estoy por comenzar una loca aventura. ¿Por qué loca? porque todo el mundo cuando supo que dejaba todo par irme de viaje alarmado comenzó a decirme: “¿Pero estás loca? ¡Vas a tirar todo a la m…! ¿y tu trabajo…y tu novio…y tu perro…y el departamento…y el auto… y tu familia?“. Este tsunami de preguntas se sumaba a la siguiente afirmación: “¡Seguramente te vas de viaje porque te peleaste!“ Y luego más preguntas: “¿y qué vas a hacer allá sola? ¿adónde vas a ir? ¿y cuándo vuelvas y tengas que comenzar de nuevo?“ Como si comenzar de cero a los 30 años fuera lo peor que te puede pasar en la vida (yo trato de ver el vaso medio lleno en este momento, no creo en las casualidades, esto debía suceder tal y cual está pasando ahora mismo). Pareciera que si una elige partir por un tiempo es porque está loca o porque no piensa en su familia, en su trabajo, en su pareja (y largos etcéteras). Entiendo la preocupación y todas las preguntas (de verdad que lo entendí) porque quizá nadie en su sano juicio dejaría todo para irse a otro país y ver qué pasa (pero bueno, probablemente no estoy en mi sano juicio ¿y?).

Así fue como decidí hacerlo igual, desafiando todos los pronósticos negativos simplemente porque tenía ganas y punto. Considero que uno tiene que hacer lo desea y lo que lo haga feliz sin tanto cuento y sin tantos “peros“, a veces no hay que pensar tanto ni analizar todas las probabilidades y estadísticas antes de dar un paso (muchas de las mejores cosas suceden sin que “estemos preparados“, o al menos eso pensamos).

viajandounpoco

Afortunadamente, tengo una familia de fierro que apoya y respeta todas mis decisiones sin juzgarme (o por lo menos lo intentan, lo cual lo valoro inmensamente, sin su apoyo seguramente esto sería doblemente difícil) al igual que muchos amigos que trataron de entenderme y acompañarme en este gran proceso de cambio. Sé que es difícil tomar estas decisiones que no se encuadran con los mandatos sociales que la gente espera de una mujer de 30 años. Como si una a los 30 debiera casarse, tener un hijo, un perro, su casa y el auto para ser feliz (a veces eso alcanza para serlo y no juzgo quienes son felices así), sin embargo, otras veces la felicidad no llega de la mano de estas cosas, muchas veces no se da lo que uno imaginó o el plan simplemente cambió porque nosotros también fuimos mutando en el camino (afortunadamente). Y si es así, no deberíamos juzgarlo. Resistirse al cambio para no salirse del ‘molde‘, definitivamente no va conmigo. Resignación, costumbre y comodidad; tampoco.

Por supuesto que no fue fácil si eso te estás preguntando. No fue fácil darme cuenta de que ya no era feliz en el lugar en el que estaba, asumirlo y salir de la zona de confort, dolió (y mucho). Esa zona donde fui acomodando todo para que fuera lo más ‘perfectita’ posible, donde en realidad (no voy a mentir) durante mucho tiempo fui muy feliz. Pero un día esa zona se derrumbó, la realidad golpeó a mi puerta buscando que reaccionara y me diera cuenta de que mi lugar ya no era allí, que el momento de partir para comenzar a transitar horizontes nuevos había llegado. Entonces, cuando salís de ese lugar tan cómodamente preparado por vos mismo, te das cuenta de que ya no podés volver a entrar allí porque tu talla simplemente cambió. ¡Ojo! Salir de la zona de confort significa dejar ese lugar en el que sentimos que no podemos crecer, que estamos estancados e infelices. Cada uno tendrá una “zona de confort“ diferente a la mía, seguramente, no significa que para salir de ella haya que dejar todo e irse a otro país. En mi caso era lo que yo necesitaba, en el tuyo imagino que vos sabrás qué debés hacer.

Recuerdo decirle a mi mamá a los 8 años que iba a vivir en EEUU (ni idea por qué se me pasó eso por la cabeza), luego a las 18 años pensar que iba a viajar por el mundo cuando terminara la universidad, cuando terminé la universidad a los 25 decidí viajar solamente por tres meses porque ya tenía trabajo y el amor y la familia (me estaba volviendo más racional y terrenal), cuando me vi nuevamente ya tenía 30 (mis viajes habían sido para vacacionar como el resto del mundo) y una crisis tremenda golpeaba a mi puerta, la última gota caía en el vaso para rebalsar por completo ante mis ojos ¡Y dije basta! Necesitaba un cambio, ya no quería lo mismo para mi vida, tenía que volver al viejo amor de viajar, mi alma inquieta y mi corazón me lo estaban pidiendo a gritos y entonces me pregunté ¿si no es ahora, cuándo?.

img_20161110_164942

Una vez leí en un blog que llegó justo a mí en medio de esta gran crisis, en el que decía que a veces es mucho más fácil aceptar, obedecer y encima agradecer por la cárcel que te enseñaron a construirte y para la que ayudaste a sumar cada ladrillo. Y sí, sin dudas a veces hacemos eso, nos construimos esa pequeña celda buscando estabilidad y comodidad, lo cual a muchos hace felices (y si es así ¡perfecto! no lo juzgo), pero a mí ya no me hacía feliz. Lloré, tuve insomnio, seguí llorando, grité, lo consulté con la almohada, y sin más excusas finalmente, solté y dije adiós.

Así que estoy acá dando uno de los pasos más grandes. ¿Si tengo miedo? Obvio que sí, estoy ansiosa y nerviosa por lo incierto de todo esto. Pero eso lo hace mucho más atractivo, porque ya nada es tan estable y seguro en mi vida. Estoy lista para vivir en primera persona las historias que tantas veces escuché de todos mis alumnos viajeros que pasaron por mi aula. Estoy feliz de dar este gran salto porque lo que va a venir no tengo dudas de que será ¡buenísimo!

Familia y amigos, tranquilos, porque ya estoy sana y salva en Playa del Carmen, México donde voy a clavar bandera al menos por un tiempo. ¡Esta aventura, recién empieza!IMG-20161111-WA0020

 

8 comentarios en “Dejar todo a los 30 para comenzar a viajar ¿estoy loca?

  1. Sería tan feliz de poder hacer lo mismo, porque ya no me hayo en éste lugar al que le debo agradecimiento y respeto, pero que ya no me hace tan feliz… Hace falta algo.. y es ésa emoción que da viajar, conocer y experimentar cosas nuevas. Tengo 32 y aunque me siento más clara que nunca de que realmente lo necesito, me frena la situación económica que vive mi país y se me hace difícil seguir mi pasión sin nada en el bolsillo. Ojalá algún día pueda hacerlo! Y celebro que hayan personas con la misma inquietud que yo pero que lograron dar ése paso.

    Me gusta

    • Kari, no es fácil para nada, pero tampoco imposible. Es cuestión de ganas y mucha actitud también, de encontrarle la vuelta sobre lo que podés hacer en otro país para generar dinero, ahorrar y así viajar 🤗 ¡Gracias por la buena onda!

      Me gusta

    • Soy profesora de español para extranjeros, así que doy clases online eso me permite moverme. Y en los lugares donde me he quedado más tiempo aprovecho para buscar un segundo trabajo y ahorrar para seguir viajando 😉

      Me gusta

  2. Así como ese blog llego a tu vida cuando más lo necesitabas, así llego tu publicación a mi… Soy de Venezuela y la crisis económica y política ha hecho que muchos salgan por un mejor futuro, toda mi vida he querido recorrer el mundo y conocer otras culturas. Pero ya es hora que empiece a hacer lo que me gusta y ser feliz…levare mi ancla de toda esta infelicidad

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s