6 meses en México: un país que no solo son mariachis y tequila

Ayer se cumplieron 6 meses desde que decidí dejar Argentina para aventurarme a este loco viaje de transformación, sin duda fue unas de las decisiones más difíciles de mi vida pero al mismo tiempo la mejor que pude haber tomado. En el momento que en el que compré el pasaje no había tomado conciencia de la magnitud de mi decisión ni de las vivencias que me esperaban a miles de kilómetros. Y hoy a los 6 meses, elijo redoblar la apuesta y  seguir mi viaje de introspección un poco más. Sí, hoy me encuentro en el Viejo Continente para que la vida me siga sorprendiendo, para disfrutar de nuevos horizontes, para crecer, para aprender aún más y seguir transformándome.

¿Qué me llevo de México? ¡Uf! ¿por dónde empezar? México es un país alucinante con  muchísima cultura en cada rinconcito por el que uno transita día a día. Es un país inmenso, incluso mucho más grande de lo que los mismo mexicanos piensan que es (y no hablo solo del extenso territorio).

Copia de SAM_1048

CLIMA: En algunas ciudades puedes vivir todas las estaciones, comenzando por un frío invernal para luego pasar a  un calor infernal (y a veces lluvia) y volver al frío, todo en un mismo día (ellos dicen que se visten como las cebollas, por capas). Sin embargo, en el caribe mexicano hay sol  casi todos los días del año, solo puede ser ventoso y lluvioso en algunas temporadas, pero nunca vas a pasar frío (eso seguro).

TRÁNSITO: El tránsito en las ciudades grandes es un monstruo que te devora (y eso es literal) creo que es una de las peores cosas del país, especialmente en Ciudad de México. Puedes ver las horas de tu vida pasar frente a tus ojos mientras conduces o vas en un taxi. Aunque también el mundo debajo de la tierra (subtes) y el metrobus arriba te evitan y hacen más ameno esto, si usas estos transportes puedes evitar horas y horas conduciendo (igualmente es una ciudad tan grande, que inevitablemente tienes que mentalizarte que moverte de un lugar a otro puede llevarte muuuucho tiempo).

LÉXICO: El saludo obligatorio es “¿qué onda, güey?“ y sería como el “¿qué haces, che?“ argentino. Algunas palabras que incorporé a mi vida diaria fueron: “¡no mames! o ¡no manches!“ (las uso todo el tiempo jaja) que serían algo así como “¡no me jodas! ¡¿en serio?!“. Otras que me encantaron fueron: “¡Qué chingón!“ que sería como decir “¡genial! o ¡qué copado!“, sin embargo, “¡que se chingue! y ¡chinga tu madre!“ no necesariamente son sinónimos de “chingón“. “¡Qué padre! o ¡de poca madre!“  también es igual a decir “¡genial!“ (lo de MUY padre y POCA madre, muestra un poquito el machismo mexicano…¿o no? jaja). Después están los falsos amigos: “Cajeta“ que es un caramelo que ellos dicen que es similar al dulce de leche argentino (pero no, tengo que decir que no es igual) y las hay de todas las variedades como por ejemplo, envinada, quemada, etc. “Concha“ es una especie de factura redonda con azúcar arriba. “Ocote natural“ es una maderita que se usa para encender el fuego para el asado. 

IMG_20170330_100803

COMIDAS: Tengo que decir que la comida mexicana es tan variada y extensa que fue imposible probar todo, además de que cada región tiene sus platos tradicionales. Los tacos son sagrados y existen de todos los tipos: tacos al pastor, tacos capeados, tacos dorados, tacos a la ranchera, etc etc y puedes encontrarlos en todos lados (desde el lugar más “top y caro“ hasta en el carrito de la esquina). Además la comida en la calle es lo más común del mundo, hay un carrito casi en cada cuadra, allí la comida es riquísima y muy barata aunque sería mejor no saber o no ver cómo la preparan (ojos que no ven, estómago que no siente). Al salir de un antro (boliche, club) una buena quesadilla o un taco vienen perfecto para combatir la cruda/ resaca (serían como el choripan o el pancho para nosotros). En México le ponen limón (en realidad lo que en Argentina llamamos lima) y picante a todo, eso incluye al pochoclo (palomitas de maíz), al maní, a los dulces, a las frutas, a las papas fritas de paquete, al chocolate….a lo que se te ocurra le ponen ambos. Aquí hay miles de tipos de salsa picante para ponerle a todo, a comidas y a bebidas. Cuando preguntes si algo es picante, no les creas cuando te digan que no, porque acá todo es picante (con el paso del tiempo tu paladar se acostumbra y tolera un poco más el picante, aunque creo que nunca me voy a acostumbrar al chile). El pan aquí es reemplazado por las tortillas que te traen para acompañar las comidas junto con un platito de chiles asados. Los frijoles negros nunca faltan, al igual que el maíz, que las tortillas, que el limón, que las salsas…en fin le ponen de todo a todo. También aprendí a comer cuando se tiene hambre, a cualquier hora del día, ya que todos los restaurantes están abiertos durante todo el día entonces la gente puede ir a almorzar a las 3hs de la tarde así como a las 5 o a las 6 o a la hora que quiera.

BEBIDAS:  Los mexicanos aman el Tekila, es como su esposa, y el Mezcal es su amante. Pueden tomar más tekila de lo que yo podría haber imaginado alguna vez. Al igual que las chelas (cervezas), almuerzan con chelas y tekila casi todos los días. Para la cruda (resaca) beben la famosa Michelada de Clamato que se prepara con jugo de tomate, cerveza (o puedes beberlo sin alcohol) , salsa picante, salsa de soja (u otros tipos de salsas), limón, sal y pimienta (una mezcla impresionante que para ser sincera no me gustó ni un poquito).

michelada

LA CAPITAL: Los nacidos en Ciudad de México son los “chilangos“ que serían los porteños para nosotros. Si naciste en el interior, para los chilangos, vives en un pueblo (aunque la ciudad tenga miles y miles de habitantes). Lo puedo entender porque en esta gran ciudad viven algo así como 25 millones de personas, si se comparan con el resto de las ciudades obviamente que van a decir que los otros sitios son pueblos (aunque no lo sean jaja). La Ciudad de México es la que posee la mayor contaminación del país, aunque tiene el Bosque de Chapultepec con sus casi 750 hectáreas que funciona como un gran pulmón, por ahora.

CULTURA, COSTUMBRES y más:

-En México para todo se debe dejar propina en todos lados (si vas a hacerte las uñas, a depilarte, al chico del valet parking, en los baños y por supuesto a los meseros en los restaurantes, es obligatorio).

-El mexicano es impresionantemente atento y amable, en todos los lugares que te sientes a comer siempre van a atenderte muy bien (además de que lo hagan por la propina, son muy serviciales).

-La diferencia entre los que tienen “un chingo“ de dinero y los que no, es sorprendente. Solo están en el mismo lado cuando el que tiene menos es empleado del rico. La ostentación de dinero es parte natural y cultural del mexicano rico (y mucho más si es hombre). Siempre quiere estar en el mejor lugar, tener la mejor ubicación, la comida más cara, la botella de champagne más grande y el yate más lujoso, cuanto más grande y más caro sea todo lo que lo rodea…mejor.

-México tiene al hombre más rico del mundo, Carlos Slim, que posee más de 79mil millones , sin embargo el 45% de la población del país es pobre.

-México es un país de mucha cultura y de muchas civilizaciones: Totonaca, Maya, Tolteca, Olmeca, Azteca. La religión católica y las costumbres de esas civilizaciones se fusiona de una manera admirable y forman parte del día a día mexicano, sin duda podrás ver coloridas calaveras o máscaras junto a la virgen de Guadalupe en todos lados (inclusive en un bar). De ahí que el Día de los Muertos sea la festividad más grande y popular que tiene el país.

-En México cuatro cosas son sagradas: la bandera, las madres, la virgen de Guadalupe y el tequila.

473412d54befee230b83938a782cfd6c

-México es famoso mundialmente por el narcotráfico y el peligro de sus ciudades, lo cual es una pena porque aunque sí es verdad que eso existe, hay muchísimas cosas por las cuales debería ser  aún más famoso en el mundo.

-Los Sanborns serían como los Farmacitys en Argentina, los encuentras en todos lados y tienen lo que se te ocurra además de ser una farmacia.

-Cuando un mexicano te dice “ahorita“, siéntate y espera porque mínimo se va a tardar entre media a  una hora (nos ganan a los argentinos en la impuntualidad).

-En los cumpleaños no pueden faltar sus famosas piñatas inmensas y coloridas al igual que “las mañanitas“ (el feliz cumpleaños mexicano).

piñata mexicana

Sin duda me quedo corta con este posteo porque no me alcanzarían las páginas para decir todo lo que México tiene para ofrecer. Es mucho más que un mariachi con sombrero grande o un narco de un famoso cártel. Su cultura, su comida, sus costumbres, sus lugares, sus colores vibrantes, sus playas, su gente increíblemente amable y servicial, son algunas de las cosas.

Solo puedo agradecer por cada uno de los días que viví, respiré y disfruté de este país. SIMPLEMENTE GRACIAS

SAM_1042

2 comentarios en “6 meses en México: un país que no solo son mariachis y tequila

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s